Cuando los celos se disfrazan de preocupación

El último mes comencé a un comentario del Evangelio de Juan con un grupo pequeño con el cual me reúno a orar entre la semana. Llegamos a un versículo que nos hizo reflexionar acerca de la envidia y la discensión entre líderes.

El verso en cuestión es el 26 del capítulo 3:

 “Fueron entonces adonde estaba Juan, y le dijeron: «Rabí, resulta que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, y de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos acuden a él.»”

Es interesante que, a partir de una discusión entre los discípulos de Juan y los judíos sobre un tema de purificación, de pronto sale a la luz un asunto que afectaba a estos discípulos.  El caso es que siempre hay alguien que fomenta los celos y la discordia en cualquier grupo.

Cuando hablan con Juan, le dan primeramente un título de respeto “Rabí”, en nuestra época podría ser pastor, reverendo, apóstol o algún otro título de importancia que precede a un chisme que lleva toda la intención de provocar celos.

Si lo parafraseamos, podríamos decir algo como esto: “Viste Juan, después de que lo presentaste y lo honraste delante de todos, ahora te está haciendo la competencia, eso no es justo, deberías hacer algo”.

Dicen por ahí que si pones hormigas negras y rojas juntas en un frasco no se hacen daño unas a otras, pero si alguien agita fuertemente el frasco, se comienzan a matar entre todas.  El problema no son las diferencias dentro del frasco, sino la persona que agita el frasco.

Estos discípulos de Juan estaban agitando el frasco a fin de que hubiera una rencilla de parte de Juan hacia Jesús.

Sin embargo, Juan les respondió de una manera sabia: «Nadie puede recibir nada, si no le es dado del cielo. (Juan 3:27)

Juan no solo tenía claro que Jesús era el Mesías, sino que estaba seguro de su misión.  Así que cuando Dios nos da una misión de descubrir y preparar a otros para el ministerio, no nos debe incomodar para nada que estos en su lanzamiento lleguen más lejos que nosotros.  Mas bien es de gran regocijo poder ver un pedacito de nosotros en alguien que Dios está usando en gran forma.

El carácter maduro no permite hacer crecer los celos y la envidia ministerial, más bien el crecimiento de otro es motivo de alegría.

Al fin y al cabo, la obra no es nuestra sino de Dios, es la razón por la cual nadie debe tener como dice el apóstol pablo un concepto de sí mismo, mayor que el que deba tener, pues todos somos siervos, ese es el mejor título que nos pueden dar, así que si nuestro corazón piensa de esta manera podremos decir como Juan: “Es necesario que él crezca, y que yo decrezca” (Juan 3:30).

¡Que Dios continúe bendiciendo tu vida!

Adrián Rojas

VER OTRAS PUBLICACIONES

Consejo para pastores cansados

Consjejo para pastores cansados He encontrado en la mentoría un recurso bastante efectivo para evitar el estrés en la Obra de Dios.  Conozco muchos pastores que oran, estudian y hacen un gran esfuerzo en sus iglesias, pero se ven cansados, agotados y cargados, emocional y físicamente. "¿Por qué le has hecho este mal a tu...Seguir leyendo

JESÚS COMO CONSEJERO

Cuando miramos a Jesús en el cumplimiento de su misión terapéutica, encontramos algunos elementos básicos en el proceso de Sanidad hacia las personas: Lo primero que podemos notar es, que a pesar del conocimiento tan amplio de la realidad teológica de las religiones oficiales de su época, Jesús siempre supo comprender al ser humano en...Seguir leyendo

Adoradores en Espíritu y Verdad

Salmo 95:6 “Vengan, postrémonos reverentes, doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor" Cuando hablamos de adoración, no podemos dejar de entender el significado sublime de postración y humillación que representa.  Es algo que va más allá de los cantos, de levantar manos o de una liturgia.  No lo podemos observar como algo de forma, sino de...Seguir leyendo

Nuestra aventura con Jesús

Lucas 22:31-32 “Simón, Simón, he aquí Satanás me ha pedido para zarandearte como a trigo. Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falle. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos". Al igual que la inmensa mayoría de siervos que Jesús ha llamado desde que inició su ministerio aquí en la...Seguir leyendo

Principios de comunicación en el discipulado

Principios de comunicación en el discipulado Aprendamos los principios que utilizaba la primera iglesia para discipular, haciendo un recuento de la posición de Gene Gets en su libro: Refinemos la perspectiva de la iglesia y tratemos de aplicarlos a nuestro tiempo Los elementos participantes en la comunicación del Nuevo Testamento En la comunicación normal entre...Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba

This site is protected by wp-copyrightpro.com