Consejo para pastores cansados

Consjejo para pastores cansados

He encontrado en la mentoría un recurso bastante efectivo para evitar el estrés en la Obra de Dios.  Conozco muchos pastores que oran, estudian y hacen un gran esfuerzo en sus iglesias, pero se ven cansados, agotados y cargados, emocional y físicamente.

"¿Por qué le has hecho este mal a tu siervo? ¿Por qué no soy digno de tu bondad? ¿Por qué has puesto sobre mí la carga de todo este pueblo?  ¿Acaso yo lo concebí? ¿O acaso yo lo engendré, para que me pidas llevarlo en mi seno, como si fuera yo su madre y los estuviera amamantando, hasta la tierra que prometiste dar a sus padres? “(Números 11:11, 12).

Moisés llegó a un nivel de carga emocional y física que le llevó a pedirle a Dios que mejor le quitara la vida, entró en una crisis en la que quería “tirar la toalla”,  a esto precisamente es lo que se le llama hoy en día “Burnout”, el síndrome de estar fundido.  La respuesta de Dios fue:

“Junta a setenta ancianos de Israel, de los que tú sepas que son ancianos y jefes del pueblo, y llévalos hasta la entrada del tabernáculo de reunión. Diles que esperen allí contigo. Yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti y lo pondré en ellos, y ellos sobrellevarán contigo la carga del pueblo. Ya no la llevarás tú solo “Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño..." (Ex 18:21, 22).

Dios le plantea a Moisés que escoja un equipo que cumpla con ciertas características y líderes sobre grupos.  En esta ocasión como no había bajado todavía el Espíritu Santo, Dios tiene que repartir del Espíritu que había puesto en Moisés,  sobre este equipo.   Jesús mismo tuvo que hacer algo similar.

Sin embargo con la llegada del Espíritu Santo vemos como Pablo también forma un equipo de trabajo bastante grande por niveles de mentoría al estilo de Jesús.

 

La mentoría es un proceso que permite que podamos transferir a los discípulos al menos cuatro cosas: Valores, Conocimiento, Sabiduría y Experiencia. La estrategia mentora está basada en lo que llamamos las 4M del Mentoring: Modelaje, Motivación, Monitoreo y Multiplicación.

Lo primero que hacemos es construir el modelo de liderazgo que queremos tener en la iglesia, así que no es hacer fotocopias del pastor, pero sí un equipo de personas armonizadas en cuanto a la visión y gente, que viva por los valores que se han establecido como estilo de vida y ética dentro de la iglesia.

Si desarrollamos el modelo, es necesario que el equipo esté motivado y claro de una visión, ya que cuando un grupo ve al líder desconcertado, que no sabe para dónde va y que está dando vueltas y vueltas, perdido en el desierto, comienza a dudar de él y a quejarse viendo solo lo negativo, pero si aún en medio de situaciones difíciles, el líder sabe conducir a la gente a lo positivo y no a lo negativo, el grupo sigue adelante.

El equipo que estamos formando para ayudarnos con la iglesia debe ser monitoreado para que nosotros podamos medir sus avances y crecimiento.

Cuando hemos formado y desarrollado discípulos, podemos confiar en que puedan multiplicarse y permitirles que hagan sus discípulos y los entrenen.

El problema de muchos pastores y líderes es que están gastando el 80% de su tiempo en activismo y solo el 20% en lo que realmente les corresponde, eso hace que estén estresados y cansados, lo cual es totalmente contraproducente para su ministerio y a veces proyectan una imagen negativa de sí mismos.

La meta debe ser darle vuelta a la estadística y empoderar a su equipo para que realice las actividades de tal forma que el 80% de su tiempo sea para los aspectos que son prioritarios en su vida, como lo es la comunión con Dios, la visión estratégica y la dirección de la obra de Dios.

Tal vez usted como pastor no sea el ingeniero de la obra, pues este es Dios, pero tampoco es el encargado de la carpintería y de hacer la mezcla del cemento, su función es la de ser un maestro de obras a las ordenes del ingeniero en jefe, o sea es un administrador de los dones y talentos de la iglesia.  Si usted deja su lugar para hacer el trabajo de otros, estará dejando de cumplir con su verdadera responsabilidad y andará sin paz haciendo de todo un poco y haciéndolo mal.

El principio mentor de Pablo hacia su discípulo Timoteo, es transferir su liderazgo mediante un proceso de multiplicación a través de una red de líderes que logren desarrollar una visión grande, imposible para un solo hombre.

"Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros" (2 Ti 2:2).

Se trata de entrenar a los que ayudan,  en una forma práctica y no pura teoría  "...y muéstrales el camino por donde deben andar y lo que han de hacer" (Ex 18:20).

Por esto si quiere ver a su liderazgo actuar y tomar responsabilidades en la iglesia, empodérelos.

"Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia... A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo... Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia" (Mt 10:1-8).

Es importante que usted medite sobre su nivel de estrés como líder y pastor, pues aún un hombre tan poderoso como Elías, al final decayó, porque el estrés lo venció y terminó en una cueva huyendo de una mujer que lo había amenazado de muerte.

No estoy siendo sexista pero es claro que el Elías que había vencido a los casi mil profetas de dioses falsos, no estaba bien emocionalmente a la hora de enfrentar amenazas menores. Este es el mayor problema cuando un líder entra en burnout, pues los pequeños problemas se pueden tornar en detonantes de la derrota.

Por esto mi consejo es iniciar un buen proceso de mentoring en su iglesia, proceso que es totalmente bíblico y eficiente para nuestros días.

 

Adrián Rojas

VER OTRAS PUBLICACIONES

JESÚS COMO CONSEJERO

Cuando miramos a Jesús en el cumplimiento de su misión terapéutica, encontramos algunos elementos básicos en el proceso de Sanidad hacia las personas: Lo primero que podemos notar es, que a pesar del conocimiento tan amplio de la realidad teológica de las religiones oficiales de su época, Jesús siempre supo comprender al ser humano en...Seguir leyendo

Adoradores en Espíritu y Verdad

Salmo 95:6 “Vengan, postrémonos reverentes, doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor" Cuando hablamos de adoración, no podemos dejar de entender el significado sublime de postración y humillación que representa.  Es algo que va más allá de los cantos, de levantar manos o de una liturgia.  No lo podemos observar como algo de forma, sino de...Seguir leyendo

Nuestra aventura con Jesús

Lucas 22:31-32 “Simón, Simón, he aquí Satanás me ha pedido para zarandearte como a trigo. Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falle. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos". Al igual que la inmensa mayoría de siervos que Jesús ha llamado desde que inició su ministerio aquí en la...Seguir leyendo

Principios de comunicación en el discipulado

Principios de comunicación en el discipulado Aprendamos los principios que utilizaba la primera iglesia para discipular, haciendo un recuento de la posición de Gene Gets en su libro: Refinemos la perspectiva de la iglesia y tratemos de aplicarlos a nuestro tiempo Los elementos participantes en la comunicación del Nuevo Testamento En la comunicación normal entre...Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba

This site is protected by wp-copyrightpro.com