Adoradores en Espíritu y Verdad

ADORADORES EN ESPÍIRTU Y VERDAD

Salmo 95:6 “Vengan, postrémonos reverentes, doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor"

Cuando hablamos de adoración, no podemos dejar de entender el significado sublime de postración y humillación que representa.  Es algo que va más allá de los cantos, de levantar manos o de una liturgia.  No lo podemos observar como algo de forma, sino de fondo.

Claramente el postrarse literalmente significa estar boca abajo con el rostro sobre la tierra como se describe varias veces en las Escrituras:

"... Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró ..." (Josué. 5:14).

... y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios ..." - (1 Corintios. 14:25).

Cuando analizamos el termino postrar y adorar, notamos que es algo más que una postura física, de hecho la postura física en la adoración solo es una consecuencia no planificada por la persona, ante su necesidad y deseo de rendir culto a Dios.  La postración entonces nace de un reconocimiento espiritual de la persona de Dios.  Este reconocimiento espiritual, lleva a la persona a tomar una actitud en donde se involucran todos sus sentimientos y emociones en una forma plena, obligando prácticamente al cuerpo a obedecer a lo que internamente está sucediendo.

Sería un error comenzar la adoración desde la postura física y no la espiritual, no puede ser dirigido por un hombre o una mujer que desde una plataforma le pide a los presentes levantar las manos, sino que el levantar las manos, el humillarse y el postrarse debe nacer desde el espíritu de la persona.

Lo que intento decir es que el proceso de postración sigue un patrón establecido por Dios, el cual comienza en el espíritu, sigue en las emociones y la mente, para luego terminar en el cuerpo, así que invertir el orden, no obedece a la verdadera adoración, sino a una manipulación emocional en donde mediante las posturas del cuerpo, las emociones son activadas hacia algo semejante a la adoración espiritual, pero que realmente no lo es, ya que carne y sangre no pueden adorar a Dios algo plenamente claro pues Dios solo puede ser adorado en Espíritu y en Verdad. (Juan 4:23)

Este tipo de adoración, nos lleva directamente a la humillación, que es algo que muchos seres humanos no desean.

Dios lo pide.  Miqueas 6:8 “¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia,  amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.

En el Antiguo Testamento aparecen dos verbos del hebreo: uno es  "ka-ná" el cual significa someterse sin oponer ningún tipo de resistencia y el otro es "scha-fél" El cual significa estar bajo, sometido debajo de una autoridad.

Así que si la adoración no nace de la obediencia previa, de nada vale postrarnos a menos que sea en arrepentimiento.  No existe adoración sin humillación y sometimiento por parte del que adora.

En el Nuevo Testamento encontramos términos que son traducidos del griego como:  tapei-nóō - frēn , “humillar” y “mente”, lo que podemos entender como una humillación mental consciente.

El apóstol Pedro nos invita en un día como hoy a humillarnos en una forma plena:

I Pedro 5:6 “Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo.

 

¡Que Dios continúe bendiciendo tu vida!

Adrián Rojas

VER OTRAS PUBLICACIONES

Consejo para pastores cansados

Consjejo para pastores cansados He encontrado en la mentoría un recurso bastante efectivo para evitar el estrés en la Obra de Dios.  Conozco muchos pastores que oran, estudian y hacen un gran esfuerzo en sus iglesias, pero se ven cansados, agotados y cargados, emocional y físicamente. "¿Por qué le has hecho este mal a tu...Seguir leyendo

JESÚS COMO CONSEJERO

Cuando miramos a Jesús en el cumplimiento de su misión terapéutica, encontramos algunos elementos básicos en el proceso de Sanidad hacia las personas: Lo primero que podemos notar es, que a pesar del conocimiento tan amplio de la realidad teológica de las religiones oficiales de su época, Jesús siempre supo comprender al ser humano en...Seguir leyendo

Nuestra aventura con Jesús

Lucas 22:31-32 “Simón, Simón, he aquí Satanás me ha pedido para zarandearte como a trigo. Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falle. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos". Al igual que la inmensa mayoría de siervos que Jesús ha llamado desde que inició su ministerio aquí en la...Seguir leyendo

Principios de comunicación en el discipulado

Principios de comunicación en el discipulado Aprendamos los principios que utilizaba la primera iglesia para discipular, haciendo un recuento de la posición de Gene Gets en su libro: Refinemos la perspectiva de la iglesia y tratemos de aplicarlos a nuestro tiempo Los elementos participantes en la comunicación del Nuevo Testamento En la comunicación normal entre...Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba

This site is protected by wp-copyrightpro.com