SOMA

Este es otro término utilizado en el Nuevo Testamento para designar a la iglesia en este caso como "CUERPO".  Desde este punto de vista analizamos la iglesia desde una perspectiva sistémica, con una clara relación en su funcionamiento con el cuerpo humano, el cual está compuesto de varios sistemas que se interrelacionan, todos conectados al cerebro mediante un sistema nervioso.

En este caso el cerebro representaría a Dios, los sistemas representan a las personas navegando dentro de los diferentes ministerios y el sistema nervioso vendría a ser la red de liderazgo que debe existir dentro de la iglesia. Uno de los aspectos que más llama la atención es la forma en que el cuerpo de gobernado, porque no existe un sistema jerárquico, sino una red sistémica en donde lo importante no es el poder si no el correcto funcionamiento, esto muestra una clara diferencia con los sistemas de gobierno de muchas iglesias en la actualidad, los cuales son jerárquicos, muy similares a las empresas seculares y a la organización tal y como lo muestra el Nuevo Testamento que tienen los demonios.

Otro aspecto importante en el cuerpo es que cada sistema, está compuesto por diferentes órganos que también están perfectamente de interconectados y cada uno de estos órganos está compuesto por un sistema celular igualmente interconectado.

Sí quisiéramos comprender este principio del "Cuerpo de Cristo", tendríamos que hablar principalmente de la red sistémica a nivel micro y a nivel macro que existe en el cuerpo.

Otro aspecto interesante que nos muestra Efesios, en el capítulo cuatro y verso cuatro es que no hay varios cuerpos, si no uno solo, el de Cristo.

" Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza"

Entendiéndose entonces que el hecho de que existan millones de iglesias locales en la Tierra, no es negativo, es el plan de Dios. Sin embargo el hecho de que estas se aíslen unas de otras, se consideren únicas, vendría a ser un error bíblico y las convertiría en verdaderas sectas. Esto porque el hecho de no estar de acuerdo, no significa renunciar al amor, al perdón y al respecto. Aún en los ámbitos más pequeños de la sociedad como en la familia, no todo los miembros van a estar de acuerdo en todo, sin embargo eso no debería ser motivo de disolución o separación.

Todos hemos sido bautizados en un cuerpo y no en una religión, no en una doctrina, no en el nombre de un pastor o de un líder religioso.

" porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo" Gálatas 3:27

" un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo" Efesios 4:5

Todo esto implica que cada discípulo tiene un lugar en el cuerpo, ninguno puede estar sobrando, tampoco puede ser rechazado, esto porque hay diversidad de funciones y diversidad de dones, unos miembros trabajarán a lo interno y otros miembros a lo externo, sin embargo hoy en día hay un gran esfuerzo por parte de los líderes de mantener a las personas trabajando solo a lo interno de la iglesia, evitando respaldar proyectos a lo externo, rompiendo procesos naturales establecidos por Dios para su cuerpo.

" De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo" 1 Corintios 12:12

" En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. 19 Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? 20 Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo" 1 Corintios 12:18-19

Por último quisiera decir, que un cuerpo que está sano debería crecer en forma integral, si solo creciera una parte del cuerpo y otra no, diríamos que es algo anormal. Uno de los ejercicios que deberíamos hacer en nuestros programas de discipulado y de crecimiento de la iglesia, es el pensar en ese crecimiento integral y proporcional de toda las arias de la iglesia, en otras palabras fijarnos de que la iglesia no solo esté creciendo espiritualmente, sino a nivel emocional, a nivel de conocimiento de la Palabra y de Dios, a nivel de amor y relación entre los miembros de la iglesia y hacia el mundo desde una perspectiva de evangelismo y de servicio social.

Una iglesia que no está creciendo en todas estas áreas en una forma simultánea y natural podemos decir, es una iglesia enferma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *