Dos principios de la formación en la Biblia

Cuando vemos el proceso educativo de Dios hacia el pueblo de Israel en el Antiguo Testamento, y posteriormente hacia la iglesia en el Nuevo Testamento, encontramos dos principios bastante interesantes en la comunicación de Dios hacia su pueblo.  El primero de ellos consiste en que Dios siempre es el elemento trasmisor y que sus siervos operan como el medio o canal en dicho proceso.  Dios entonces,  es considerado como el principal y verdadero formador.

El segundo principio que el mismo Dios establece, es que la familia es el primer lugar donde su pueblo debe recibir la instrucción y luego en el templo o a través diversos programas de la organización religiosa, que se establece en cada época histórica. Es claro que la familia existió, mucho antes de que existiera el pueblo de Israel y por supuesto la iglesia, así que fue esta, el primer instrumento utilizado por Dios para formar espiritualmente.

Es triste ver hoy en día como la formación cristiana en su forma teológica no tiene lugar en la iglesia y mucho menos en la familia, habiéndose delegado esta responsabilidad a las instituciones para-eclesiásticas que se dedican a este asunto.

Para el Pueblo de Israel Dios siempre fue su maestro o educador.

"Dios mío, tú me has enseñado desde mi juventud, y aun sigo anunciando tus grandes obras"   (Salmo 71:17).

¿Qué es una iglesia misional?

Si queremos una renovación en todos, lo primero es tener una renovación personal como líderes.

¿Que desea ver, lo que  Dios quiere para su iglesia o lo que usted quiere para su iglesia?

¿Qué es lo que usted quiere, que Dios esté alineado con sus pensamientos o estar usted alineado al pensamiento de Dios?

Conoceremos la respuesta al escuchar su predicación:

¿Está usted moviendo a cada miembro a convertirse en un misionero en la ciudad? Entonces,  está usted dirigiendo a su iglesia a convertirse en una iglesia misional

La iglesia misional,  es aquella que desarrolla un verdadero  amor y compasión por las personas que viven en la  comunidad  en la que Dios le ha puesto a servir.  A diferencia del modelo de la iglesia tradicional, que generalmente utiliza estrategias de promoción y marketing invitando a la gente a venir y unirse,  con el fin de tener y tener más personas, la iglesia misional anima y orienta a sus miembros para salir y servir, identificándose con la comunidad y predicando a Jesús con Palabra y con Hechos.

El fundamento de una  iglesia misional  es  ser  y vivir el Evangelio, sirviendo desinteresadamente a los demás, a través del acercamiento a los diferentes estratos de la sociedad y forjando relaciones humildes, auténticas y en basadas en la  verdad del evangelio dentro de los hogares, las escuelas, las empresas y la comunidad.

¿Quieres tener una iglesia misional?

Comunícate con nosotros, sin embargo debes estar dispuesto(a) a renunciar a estructuras religiosas viejas y permitir que el Espíritu de Dios y la Palabra renueven tu pensamiento y tu iglesia.

info@redlc.net

La Gran Comisión a la luz de los Evangelios y el libro de los Hechos

He escuchado personas que preguntan la razón por la que ciertas enseñanzas se repiten o bien preguntan ¿Cuál es la diferencia entre un Evangelio y otro?

Trataremos de analizar en este caso lo que nos muestra el tema  de “La Gran Comisión” planteado en los Evangelios y en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Empecemos con Mateo:

” Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo:

—Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra.  Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”   Mateo 28:18-20

La parte más importante que nos muestra el Evangelio de Mateo, con respecto a la Gran Comisión, es precisamente la autoridad. En esa expresión previa a la orden, se está indicando que lo que viene después de esa expresión, llevaría todo el peso de la autoridad de quien lo está diciendo sobre el destinatario.

En este caso el Señor Jesucristo está diciendo con toda propiedad y después de haber vencido la muerte “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra”, lo que es una expresión clara y concisa, su autoridad no sólo está aquí en la tierra, sino en el cielo, con esta autoridad yo les estoy ordenando, no es un asunto opcional, no es cuestión de decir  “yo no tengo ese llamado”, tampoco es una orden dada a un grupo específico, dado que estaba reunido con más de 500 discípulos en ese momento. La orden que viene de esta autoridad, es para todo discípulo, y la orden es explícita ” vayan y hagan discípulos de todas las naciones”.

La pregunta es: ¿Cómo lo ha interpretado la iglesia en la práctica? ¿están enseñando los líderes verdaderamente a los creyentes para hacer discípulos? ¿Cuántas personas que asisten a una iglesia, son bautizados y se dicen cristianos, están haciendo discípulos?

Por muchos años hemos vivido con la idea de que es la iglesia como organización y en muchas ocasiones he escuchado que para eso se le paga al pastor.

Pareciera haber una total indiferencia, irresponsabilidad y falta de respeto a la autoridad de Jesucristo por parte de la mayoría de sus discípulos, que creen que con dinero pueden pagar a otros cristianos o inclusive a satélites espaciales, para que hagan su trabajo aquí en la tierra y por el cual tendrán que dar cuentas.

Si hay dos aspectos por los cuales los creyentes deben caminar en el temor de Dios además de la santidad, precisamente son el gran mandamiento y la Gran Comisión.

Así que si queremos entender la Gran Comisión desde la perspectiva del Evangelio de Mateo, lo vemos a través del concepto del Reino, en donde el rey no solicita, si no ordena y exige la obediencia.

Entramos ahora a ver el tema desde la perspectiva del Evangelio de Marcos.

“Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.  El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado.” Marcos 16:15-16

La Gran Comisión en este Evangelio nos lleva a la visión de la universalidad de las buenas nuevas, primero nos indica ir por todo el mundo y nos enfoca en toda criatura, por lo cual aquí no vemos excepciones, no hay duda de que el Evangelio es universal, pero que se aplica a la individualidad de cada persona.

Nos habla de una tarea ardua, ya que aunque nos da la visión mundial, no muestra un Evangelio individualizado, no solamente grupal, mucho menos tan masivo como el que se plantea hoy en día.

Establece también la seguridad de la salvación a través de la Fe y del Bautismo, según esto no parece llevar ninguna condición extra, cosa que reprochó el mismo Jesús a los fariseos por imponer a su pueblo más cargas de las que deberían llevar.

Si bien es cierto que aquellos que se organizan como una iglesia local, adquieren responsabilidades de servicio, económicas y de otra índole, queda claro que ninguna de estas cosas pueden ser impuestas y mucho menos establecidas como requisitos para la salvación. Sin embargo aunque el camino a la salvación es gratuito, pareciera que algunos han construido puestos de peaje en dicho camino.

Al unir este pensamiento del Evangelio de Marcos con el Evangelio de Mateo, en relación a la Gran Comisión, podemos reafirmar que la obligación del discípulo, más allá de todo lo que quiera hacer dentro de una iglesia, seguirá siendo “hacer discípulos”, sin discriminar, sin prejuicios y sin distinción alguna.

De esta manera analizamos ahora la Gran Comisión desde la perspectiva del Evangelio de Lucas.

” y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén.” Lucas 24:47

Lucas nos muestra los límites o el marco de la Gran Comisión, primero nos define que el Evangelio debe ser predicado únicamente en el Nombre de Jesús, no puede existir en una iglesia discípulos seguidores de un hombre, de una doctrina o de una organización, predicamos la salvación o únicamente en el Nombre de Jesús.

Este pasaje también nos muestra cuál es el contenido del mensaje, porque pareciera que algunos, al igual que los fariseos de la época de Jesús, han decidido ampliar el mensaje del Evangelio con el fin de establecer más requisitos de la cuenta para poder entrar al cielo.

Si sabemos que en Mateo se nos da una orden irrevocable, que en Marcos se nos habla de la no discriminación, es en Lucas donde se establece el contenido del mensaje que estamos obligados a dar, ¿cómo es posible que sin ningún tipo de temor, se halla desechado lo establecido por el Señor Jesucristo, para seguir lineamientos humanos?

Claramente dice el pasaje: ” predicar el arrepentimiento y el perdón de pecados”, así de simple, no hay más, no lo puedo cambiar, ese es el mensaje.

Seguimos adelante en este pequeño análisis de la Gran Comisión, y ahora nos toca ver la perspectiva de Juan.

” ¡La paz sea con ustedes! —repitió Jesús—. Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes.”  Juan 20:21

Juan nos habla del modelo, el cual consiste precisamente en lo que podríamos llamar “El modelo de Jesús”. No estoy hablando de un libro, ni de un modelo celular que se le ocurrió algún líder por ahí, con un nombre parecido o igual, no se trata de inventar el agua tibia, está establecido, de la misma forma que el Padre me envió, así los estoy enviando ustedes.

Para entender esto, sería bueno seguir leyendo en ese mismo capítulo 20 del Evangelio de Juan, los versos 22 y 23:

” Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo:

—Reciban el Espíritu Santo. A quienes les perdonen sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados.”

El modelo implica un acompañamiento especial, en donde se percibe claramente la unción y el fruto del Espíritu Santo en cada discípulo. Posteriormente nos deja la responsabilidad de abrir el espacio a las personas para ser perdonados, igualmente a través de la omisión y por causa de la irresponsabilidad, al quedarnos callados, al dejarle la responsabilidad otro, en alguna medida estamos condenando a las personas y reteniendo sus pecados.

Es a través del modelo de Jesús, que estaríamos llevando a las personas hacia Dios, en ningún momento nos ha dicho que le llevemos a la iglesia o a otro lado, es directamente al perdón en Cristo Jesús.

Con esto no estoy criticando los diferentes métodos que existen para compartir el mensaje, tampoco estoy diciendo que eso esté mal, lo que debo aclarar, es que a cada discípulo se le ha ordenado ir y hacer más discípulos, sin discriminación alguna, como un mensaje específico, como una unción definida y con un modelo claro.

Para cerrar con broche de oro al analizar la Gran Comisión, lo hacemos ahora desde la perspectiva del libro de Los Hechos de los Apóstoles.

“Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hechos 1:8

Si ya tenemos todo el concepto claro a través de los cuatro Evangelios, de lo que viene a ser la Gran Comisión, ahora nos toca entender el plan, en el cual Jesucristo establece a sus primeros discípulos el comenzar en Jerusalén, luego Judea, seguir en donde menos les gustaba, Samaria y posteriormente hasta los confines de la tierra.

Al igual que los primeros discípulos que desobedecieron la orden, construyendo una Mega Iglesia en Jerusalén, de la cual no querían salir, hoy en día vemos que sucede lo mismo.

En aquella época la gente tenía que llegar desde Judea, Samaria y otros puntos de la tierra, hasta Jerusalén para poder escuchar el Evangelio, algo totalmente diferente a lo que Jesús había planteado, por lo cual Dios tiene que usará Saulo para perseguir y distribuir a los discípulos de acuerdo al plan.

Sin embargo hoy en día, especialmente en las iglesias de Latinoamérica pareciera que no aprendimos de la historia y continuamos con el esfuerzo de atraer las personas para llenar tanto los pequeños,  como los grandes edificios, a tal punto de que si alguien decide ir a trabajar fuera de los programas locales, como he escuchado de muchas personas e inclusive también me lo han dicho mi, estas personas no pueden ser parte de una iglesia, porque no trabajan hacia adentro y sólo quieren trabajar hacia afuera.

Mi pregunta es y con esto finalizó:

¿Tendrá Dios que volver a dispersar la iglesia por la fuerza, para que se cumpla su plan en los últimos días?

Adrián Rojas

adrianrojas@redlc.net

Principios de evangelización en el Nuevo Testamento

Es responsabilidad de toda la iglesia

La evangelización de cada ciudad es responsabilidad de las iglesias locales que hay en ellas, dicha evangelización no debe ser solo verbal, sino que debe ir acompañada por un estilo de vida que demuestre que Dios está presente en esa iglesia.

“No ruego sólo por éstos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos” Juan 17:20

Hoy en día las iglesias no están siendo totalmente responsables en este sentido, al enfocarse muchas veces en actividades espectaculares internas, sustituyendo el evangelismo de su comunidad por programas a lo interno de la congregación, o bien entran en el eterno juego de echar la responsabilidad propia a otros; siendo pues la iglesia la responsable. (Juan 20:21-22; Mat. 28:18-20; Mar.16:15).

La Evangelización debe darse fuera de los Edificios de la Iglesia

En el libro de Hechos, encontramos una iglesia dinámica compartiendo el evangelio como parte de su vida cotidiana, en los lugares donde ellos se movían.

” Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías.” Hechos 5:42

Las iglesias locales no tenían un programa de evangelismo, sino que el evangelismo era un estilo de vida, no se planificaba en ese sentido, pues la actividad era espontánea, nacida del corazón.

“Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban” Hechos 8:4

(Hechos 5: 6:4,7;25,35; 9:20;11:19-21, etc.)

La meta de la evangelización debe ser alcanzar y discipular familias

Aunque en el Nuevo Testamento encontramos muchos sucesos de evangelismo personal, el blanco final era toda la familia, había un énfasis en la salvación de familias completas; cosa que hoy en día se ha dejado de practicar, por lo que tenemos una gran cantidad de familias partidas en las iglesias locales.

” Cuando fue bautizada con su familia, nos hizo la siguiente invitación: «Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa.» Y nos persuadió.” Hechos 16:15

” Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia.” Hechos 18:8

La iglesia actual pareciera estar siendo víctima del individualismo extremo de esta sociedad posmoderna, que lleva pareciera el objetivo de debilitar el concepto de familia.

” Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos” Hechos 16:31

 (Lucas 19:9, Juan 4:53;  I Corintios 1:16)

Se debe apoyar a los que sienten el llamado al evangelismo y las misiones.

La Escritura nos habla de personas en la iglesia que se llaman “Evangelistas cuando su llamado es general o Apóstoles cuando su llamado es específico en el plantar nuevas iglesias”, estos sienten un fuerte llamado por servir al Señor en esa área, por tanto deben ser ubicados y respaldados tanto espiritual, como económicamente, no deberíamos encontrar evangelistas o apóstoles pastoreando iglesias, sino ganando familias y levantando iglesias por doquier.

” Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.  Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron” Hechos 13:2-3

El discípulo debe ser discipulador

Una de las cosas importantes que se le debe enseñar a toda persona que llega a una iglesia, es que debe hacer discípulos, para esto esa persona tiene primero que ser discipulado.

“La noticia de estos sucesos llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén, y mandaron a Bernabé a Antioquía. Cuando él llegó y vio las evidencias de la gracia de Dios, se alegró y animó a todos a hacerse el firme propósito de permanecer fieles al Señor, pues era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe. Un gran número de personas aceptó al Señor.

Después partió Bernabé para Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Durante todo un año se reunieron los dos con la iglesia y enseñaron a mucha gente. Fue en Antioquía donde a los discípulos se les llamó «cristianos» por primera vez” Hechos 11:22-26

Cada cual en la iglesia debería aprender este principio y desarrollar esa interminable cadena del discipulado que es lo que produce el verdadero crecimiento de la iglesia.

“Después de anunciar las buenas nuevas en aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, Pablo y Bernabé regresaron a Listra, a Iconio y a Antioquía,  fortaleciendo a los discípulos y animándolos a perseverar en la fe. «Es necesario pasar por muchas dificultades para entrar en el reino de Dios», les decían” Hechos 14:21-22

(Hech. 2:41-42; 14:26-28; II Tim. 2:2)

La investigación debe dar como resultado un método propio de evangelismo

El Nuevo Testamento nos da la libertad de examinar el terreno en donde estamos trabajando y desarrollar una estrategia propia para ese lugar, bajo la dirección del Espíritu Santo

Existen lugares en donde debemos empezar la siembra, mientras que otros están listos para la cosecha.

Podemos localizar todos los “Cornelios” que hay en una ciudad, si desarrollamos una buena estrategia y somos guiados por el Espíritu Santo en este sentido.

Todavía no sé si hay una persona para cada ciudad o hay un tiempo de Dios para cada lugar, pero me llama la atención que el Espíritu Santo haya prohibido a algunos de sus siervos ingresar a un lugar, en donde otro posteriormente sí entró.

“Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. 7Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió.  Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas.” Hechos 16:6-8

Lo que sí nos queda claro con este pasaje, es que Dios quiere estar inmerso en la estrategia que tomemos en el proceso de evangelizar y hacer discípulos, nuestros programas no deberían ser una simple estrategia de mercadeo humano, sino algo guiado por la mano de Dios.

Adrián Rojas

adrianrojas@redlc.net

OIKODOME, KATOIKETERION Y NAOS

El Templo (oikodome) como morada (katoiketerion) y nuestro espíritu como santuario (Naos), es lo que está presentado en 1Corintios 3:16

" ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?"

Y en este caso volvemos a hablar de la diferencia entre la tradición y la realidad. Esto porque a veces llamamos iglesia a un edificio físico. Sin embargo Dios nos está diciendo que cada uno de nosotros es el edificio donde él vive, y que existe una parte de ese edificio llamado espíritu que debería estar consagrado como un santuario para la adoración.

Así que no podríamos bajo ninguna circunstancia depender de un edificio material, para cumplir nuestra función como adoradores.

" En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios." 1 Corintios 3:9

" Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren." Juan 4:23

Como puede notar la visión que Dios tiene acerca del adoración, está muy lejos de la actividad religiosa que nos presentan las organizaciones eclesiásticas, y en la cual desgraciadamente muchas congregaciones evangélicas también han caído.

No quiero decir con esto que en nuestras reuniones como iglesia no exista la adoración, no quiero ser malinterpretado, lo que quiero decir es que cada miembro de la iglesia en forma particular debe ser un verdadero templo de adoración, en otras palabras un verdadero adorador en espíritu y en verdad, no teniendo la idea de que para adorar a Dios tiene que ir los domingos a un edificio material a cantar siguiendo un programa establecido.

La adoración congregacional entonces, solo se puede llamar adoración si el grupo que participa, está compuesto de personas que son adoradores en espíritu y verdad, de lo contrario solo sería una actividad más, parte del programa o como en algunos casos un show que debe salir sin errores.

En este caso entendemos que cada uno de nosotros somos "Templo de Dios" (oikodome), moradas (katoiketerion)  permanentes de la presencia de Dios, con un santuario(Naos) llamado espíritu.

Y que la iglesia en su totalidad en su proceso de edificación no se constituye como un templo, sino como un edificio vivo (HIERON) y nosotros como piedras vivas de ese edificio.

"En él todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor" Efesios 2:21

LAOS

Este término griego significa literalmente "PUEBLO" y en este caso, hemos ido denominados como el "Pueblo de Dios"

" Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable" 1 Pedro 2:9

El Nuevo Testamento nos habla claramente de que la iglesia tomó el lugar del pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, que la iglesia ahora debe asumir la misión espiritual y social que una vez fue entregada a Israel, pero que a través de su fracaso en la misión, aunque conserva la promesa de salvación, no así el ministerio, el cual ha sido dado a la Iglesia como 2Pueblo de Dios".

" Simón nos ha expuesto cómo Dios desde el principio tuvo a bien escoger de entre los gentiles un pueblo para honra de su nombre" Hechos 15:14

" Oí una potente voz que provenía del trono y decía: «¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios." Apocalipsis 21:3

Sin embargo es importante analizar el término desde la perspectiva del Antiguo Testamento, ya que esto nos puede dar una luz de la forma en la que Dios conceptualiza a su pueblo. El término en este caso vendría a ser "Genos", que significa género, clase, familia, linaje, natural.  Así que el término "pueblo" no tiene el significado que he hoy le damos, de un pequeño lugar en donde habitan un grupo de personas, sino más bien implica tener un "ADN" o herencia genética en común, provenir de un mismo linaje, lo cual Dios ha hecho en una forma milagrosa, para que a través de Cristo Jesús pudiéramos alcanzar la condición de pueblo.

De este término también se desprende en el Nuevo Testamento, otro término relacionado "Ethnos", el cual significa raza, ya que así como en un principio Israel fue considerada una nueva raza (Exodo 19:5-6), la iglesia viene a convertirse en una nueva raza en Cristo Jesús, lo cual establece que debe existir una verdadera "Cultura del Reino" y no ver el cristianismo como una subcultura dentro de la sociedad.

Otro término que viene a complementar el concepto del pueblo de Dios es "Hierateuma"" que podríamos traducir lo como "Real Sacerdocio" , aspecto que también viene a contradecir esa herencia religiosa que la iglesia evangélica asumió de la iglesia católica, me refiero al altar y a las personas que tienen derecho de ofrecer sacrificios espirituales en el altar, ya que muchas iglesias literalmente todavía tienen ese concepto de los que sirven arriba y de los que están abajo, de los que ministran en un altar, y de los espectadores que están en las sillas. Esto es totalmente anti bíblico ya que en esa iglesia que se congrega, como pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo, es considerada por Dios un "Sacerdocio Santo", en otras palabras, tan sacerdote es el que canta en el altar como el que canta en la silla, tan ministro es el que está en el altar como el que está en la silla, pues todos ministran (sirven) en el altar de Dios.

El hecho de determinar quién puede servir a Dios en el altar es un asunto bastante serio, ya que en el ser considerado sacerdote da el derecho a servir y si todos los sacerdotes, todos tienen el derecho a servir.

Sin embargo, sí retomamos el concepto dentro del contexto de 1Pedro 2:9 entendemos que el pueblo está constituido por reyes, sacerdotes y maestros, lo que implica que como reyes la iglesia representa al Reino de Dios en la tierra, como sacerdotes todos ministramos ante el altar con los mismos derechos y como profetas anunciamos a Jesús y la salvación que se encuentra en su Nombre.

Estos tres ministerios del Antiguo Testamento en forma conjunta sólo podían ser asignados al "Mesías o Cristo", por lo tanto darnos este auto nombramiento en forma individual sería una herejía y una blasfemia, ya que estaríamos declarando que somos en "Mesías". Así que estos términos en conjunto sólo pueden ser dados a la iglesia como Pueblo y Cuerpo de Cristo.

Tampoco se debe confundir el ministerio de profeta del Antiguo Testamento que es el que se menciona en este pasaje, con la función ministerial de profeta en el Nuevo Testamento.

Koinonía

Otro término que nos ayuda en el conocimiento de la naturaleza de la iglesia, es el término "koinonía" que literalmente significa "COMUNIDAD".

Si analizamos el término comunidad habla de un grupo de personas que tienen una vida en común, que son socios en una misma pasión.

No se indica que las dimensiones relacionales de esa comunidad a nivel horizontal son extremadamente profundas. Así que si quisiéramos hablar de un significado práctico del término comunidad, tendríamos las siguientes expresiones:

  • Ser unánime
  • Sufrir con …
  • Consolar a …
  • Edificar juntos
  • No estar aislados

SOMA

Este es otro término utilizado en el Nuevo Testamento para designar a la iglesia en este caso como "CUERPO".  Desde este punto de vista analizamos la iglesia desde una perspectiva sistémica, con una clara relación en su funcionamiento con el cuerpo humano, el cual está compuesto de varios sistemas que se interrelacionan, todos conectados al cerebro mediante un sistema nervioso.

En este caso el cerebro representaría a Dios, los sistemas representan a las personas navegando dentro de los diferentes ministerios y el sistema nervioso vendría a ser la red de liderazgo que debe existir dentro de la iglesia. Uno de los aspectos que más llama la atención es la forma en que el cuerpo de gobernado, porque no existe un sistema jerárquico, sino una red sistémica en donde lo importante no es el poder si no el correcto funcionamiento, esto muestra una clara diferencia con los sistemas de gobierno de muchas iglesias en la actualidad, los cuales son jerárquicos, muy similares a las empresas seculares y a la organización tal y como lo muestra el Nuevo Testamento que tienen los demonios.

Otro aspecto importante en el cuerpo es que cada sistema, está compuesto por diferentes órganos que también están perfectamente de interconectados y cada uno de estos órganos está compuesto por un sistema celular igualmente interconectado.

Sí quisiéramos comprender este principio del "Cuerpo de Cristo", tendríamos que hablar principalmente de la red sistémica a nivel micro y a nivel macro que existe en el cuerpo.

Otro aspecto interesante que nos muestra Efesios, en el capítulo cuatro y verso cuatro es que no hay varios cuerpos, si no uno solo, el de Cristo.

" Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza"

Entendiéndose entonces que el hecho de que existan millones de iglesias locales en la Tierra, no es negativo, es el plan de Dios. Sin embargo el hecho de que estas se aíslen unas de otras, se consideren únicas, vendría a ser un error bíblico y las convertiría en verdaderas sectas. Esto porque el hecho de no estar de acuerdo, no significa renunciar al amor, al perdón y al respecto. Aún en los ámbitos más pequeños de la sociedad como en la familia, no todo los miembros van a estar de acuerdo en todo, sin embargo eso no debería ser motivo de disolución o separación.

Todos hemos sido bautizados en un cuerpo y no en una religión, no en una doctrina, no en el nombre de un pastor o de un líder religioso.

" porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo" Gálatas 3:27

" un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo" Efesios 4:5

Todo esto implica que cada discípulo tiene un lugar en el cuerpo, ninguno puede estar sobrando, tampoco puede ser rechazado, esto porque hay diversidad de funciones y diversidad de dones, unos miembros trabajarán a lo interno y otros miembros a lo externo, sin embargo hoy en día hay un gran esfuerzo por parte de los líderes de mantener a las personas trabajando solo a lo interno de la iglesia, evitando respaldar proyectos a lo externo, rompiendo procesos naturales establecidos por Dios para su cuerpo.

" De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo" 1 Corintios 12:12

" En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. 19 Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? 20 Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo" 1 Corintios 12:18-19

Por último quisiera decir, que un cuerpo que está sano debería crecer en forma integral, si solo creciera una parte del cuerpo y otra no, diríamos que es algo anormal. Uno de los ejercicios que deberíamos hacer en nuestros programas de discipulado y de crecimiento de la iglesia, es el pensar en ese crecimiento integral y proporcional de toda las arias de la iglesia, en otras palabras fijarnos de que la iglesia no solo esté creciendo espiritualmente, sino a nivel emocional, a nivel de conocimiento de la Palabra y de Dios, a nivel de amor y relación entre los miembros de la iglesia y hacia el mundo desde una perspectiva de evangelismo y de servicio social.

Una iglesia que no está creciendo en todas estas áreas en una forma simultánea y natural podemos decir, es una iglesia enferma.

EKKLESIA

Esta es una palabra que aparece más 315 veces en el Nuevo Testamento, esta la traducimos al español como "IGLESIA"  y su verdadero significado no es el de un edificio, tampoco es una organización, mucho menos un grupo de programas.

El verdadero significado de la palabra iglesia corresponde a " las personas que son convocadas con un propósito divino", en esto quiero dejar claro que el propósito de ser divino, y no un propósito o humano.

Este término desde el trasfondo del idioma griego, significa literalmente " asamblea de ciudadanos".

Sin embargo también podemos analizarlo desde el trasfondo del idioma hebreo (Gahal), término que nos indicaría "la asamblea del pueblo de Dios". En otras palabras, en el Antiguo Testamento quien iniciaba la convocación directamente era Dios, llamando a cada persona hacia a Dios mismo.

Así que en el contexto bíblico, el término iglesia correspondería a un grupo de personas siendo convocadas por Dios para acercarse a él en forma individual y corporativa.